-about

The SideSlider adds additional space for content outside of the main theme area.

There are several options available for configuring the SideSlider feature, such as the toggle or whether it is fixed or slides into view.

The position is perfect for extra content or even full length advertisements.

-menus

Choose between two menu options: Dropdown Menu or Splitmenu; each with mobile support.

Dropdown Menu is a CSS based dropdown menu with advanced features such as multiple columns and subtext.

Splitmenu is a static menu choice with parent items in the header and children in the sidebar.

-gantry

A powerful, multi-platform, core template framework, which is free and licensed under GPL.

One of Gantry's most notable feature is its custom user interface which provides an intuitive and user friendly configuration console.

A standardized set of features and capabilities are powered by Gantry.

-popular

RokSprocket is a powerful and flexible content switchblade plugin

The plugin benefits from multiple layouts and numerous themes for most layouts, offering a wide assortment of possible content configurations.

A responsive layout that adapts to varying devices such as smartphones

The layout adapts automatically to the viewing device, such as tablet, without the need for separate themes, to maximise cross-platform compatibility.

Quickly and easily adjust the theme color scheme with Gantry

The intuitive administrator provides a rich interface for swiftly adjusting various colors, backgrounds and overlays of the various theme elements.

Los medios de comunicación: entre la ética y la ley

  Cuando algunos medios de comunicación no cumplen a cabalidad, con la responsabilidad que se les ha conferido por parte de la sociedad, todo intento de control de su ejercicio informativo o de entretenimiento, resulta “arbitrario”, y generalmente “desmedido”, porque no se juzga con objetividad a quien infringe la norma, sino a la mayoría de los medios, y generalmente, con medidas injustas e inapropiadas. Cuando reina la incapacidad ética y moral de algunos comunicadores para producir contenidos mediáticos, que contribuyan a la construcción de una sociedad civilizada, aparece la justificación del control pleno a su ejercicio profesional, sin que pueda recurrirse a lo más sagrado del fuero profesional: la autoridad moral. Cuando las audiencias se limitan a la crítica tímida de los medios de comunicación -mas parecida al susurro de la cobardía y la comodidad, y no se emprenden acciones de protesta contra los desfases de los contenidos mediáticos, es posible afirmar, que la sociedad está en un estado de somnolencia o de letargo, imposible de superar, casi una “masa amorfa” como la llamó Ortega y Gasset. Cuando los Estados y sus gobiernos pretenden regular la comunicación social con una visión absoluta de intervención en las fuentes, medios y audiencias, no se puede producir otro efecto que la alienación de conciencias de las personas. Son precisamente la pluralidad y la diversidad de la comunicación, ejes fundamentales en la construcción de sociedades justas y libres, que permiten la conformación de relaciones humanas básicas como: la familia y la comunidad, aquellas de otro orden como la filosofía, religión, educación y política; otras, como el comercio, el transporte, la empresa y las organizaciones en general. Todo esto posible, gracias al aporte de la comunicación. Y, si las Facultades de Comunicación desconocen su responsabilidad moral de formar comunicadores al servicio de la sociedad -más allá de los intereses profesionales de cada uno- que contribuyan a la búsqueda y comunicación de la verdad, críticos de la realidad, promotores de los valores humanos, defensores de la libertad y la dignidad humana, podrá decirse con tristeza, que no tienen claridad de su verdadera misión. En efecto, estas premisas pretender ir van más allá de los debates estériles, sobre si los medios de comunicación deben ser públicos o privados, propiedad del Estado o la sociedad civil, del gobierno o de la ciudadanía. La discusión debe ser sobre los contenidos, no sobre las formas de su propiedad. Lo que está en juego es el bien previsto en la realidad deontológica de los medios: informar la verdad, entretener dignamente. Informar y entretener no son servicios ligeros que se sustenten simplemente en la rentabilidad publicitaria de los medios de comunicación, y que puedan escudarse en la libertad de expresión y de información de los medios. Estas libertades llegan hasta donde empiezan las mismas libertades de las personas. Se trata de construir una sociedad civilizada entre todos los actores. Entre el Estado, los medios de comunicación y las audiencias, una sociedad comunicada donde reine la lógica racional y la moral de la ética, y no el imperativo de la ley, donde la violencia y la discriminación en todas sus formas sean solo un recuerdo de la sociedad primitiva, donde los gobiernos y sus gobernados respeten la vida, que sean promotores de los valores y virtudes humanas, y que el centro de las relaciones sociales no sea la política, sino la constante dignificación de las personas. Se trata de reconocer que como sociedad es posible el estatus de la ética social: la verdad y el bien sobre la mentira y la maldad. De lo contrario, reinará la ley, porque si los medios de comunicación y los comunicadores no pueden auto-regularse, desde el ejercicio responsable de la libertad de expresión y de información, serán responsables, y no tendrán otra opción que someterse a la regulación de los Estados, que en últimas terminarán rondando los regímenes autoritarios y totalitarios.  

La Opinión Publica en los estados democráticos: una máscara de los sistemas no democráticos

No cabe duda que de cierta forma la política y la comunicación en una sociedad se ve influenciada por la opinión pública de cierta manera, y solo de cierta forma porque no todos los régimen políticos aceptan una legítima en la voz del pueblo como en los gobiernos autoritarios o totalitarios. Aparentemente en los estados democráticos se vive otra realidad en donde la opinión del público es tomada en cuenta, pero ¿es en verdad que los gobiernos democráticos modifican sus políticas con aportes generados por la población o es solo que aparentan que lo hacen? Con el presente ensayo se pretende confirmar con base en los estudios y aportes de Noam Chomsky si es que los regímenes democráticos en verdad toman en cuenta la opinión pública en cuestiones y decisiones políticas o si solo pretenden hacerlo, siendo entonces que en ninguna forma de gobierno la opinión del pueblo es aceptada como legítima   Previo a analizar la situación con la opinión pública en las sociedades democráticas es necesaria una mirada a otra cara de la moneda, es decir en las sociedades autoritarias y totalitarias. En los regímenes autoritarios “simplemente no hay formas institucionales a través de las que poder unir la opinión colectiva al establecimiento y la implementación de la política pública” (Crespi, 2000, pág. 161); en estas sociedades se considera que si el pueblo se involucra en asuntos de gobierno, existirá una desestabilización en el bienestar de la sociedad por lo que la opinión colectiva tiene que darse en secreto. También se malinterpreta la opinión pública confundiéndola con la opinión de los cortesanos. En el caso de los regímenes totalitarios, los líderes gobiernan porque “son la única manifestación verdadera de la voluntad del pueblo” (Crespi, 2000, pág. 157) por lo que la opinión pública es vista como traición y solo se admiten opiniones colectivas que los gobernantes forman. Es en ambas formas de sociedades se evidencian las palabras de Noelle Neumann, quien considera que “hay un vínculo estrecho entre opinión pública, sanción y castigo” (Neumann, 1995, pág. 1)y que por este temor al castigo “las convecciones pierden terreno y el individuo estará menos propenso a expresar sus opiniones” (Neumann, 1995, pág. 1). Entonces es notable que en estas sociedades, la opinión colectiva del pueblo común no forma parte de las decisiones de gobierno.     Analicemos entonces lo que sucede en las sociedades democráticas según los estudios realizados por Noam Chomsky, lingüista, filósofo y estudioso de la política, de origen estadounidense. Según muestra Chomsky, en los estados democráticos, la sociedad es gobernada con “consentimiento sin consentimiento” citado por Chomsky, es decir son gobernados con supuesto consentimiento que es mal manejado por detrás en busca del beneficio en verdad de los gobiernos. En estos regímenes, según la Teoría Wilsoniana, existe “una élite de caballeros con ideales elevados para preservar la estabilidad y la justicia y que toma decisiones” citado por Noam, lo que es complementado con las palabras de Walter Lippman: “los gobiernos son responsables de crear una política que debes estar libre de la interferencia del público en general compuesto de intrusos ignorantes e impertinentes” también citado por Chomky; este control a la interferencia se lo hace mediante distintas herramientas, en buena medida, como lo afirma Harold Laswell, mediante la propaganda”. Si se analiza, podemos verificar los aportes de Chomsky en el caso de nuestro país.   Ecuador es un país democrático, y democráticamente fue elegido su presidente Rafael Correa en el año 2007; de igual manera algunas de sus elecciones en la forma de gobernar fueron aprobadas de esta forma. Sin embargo han existido algunas situaciones y políticas con las que el pueblo no ha estado de acuerdo, por citar ejemplos, encontramos primero el caso de Yasunidos. El colectivo mencionado es conformado por un grupo de ciudadanos que no concuerdan con la decisión del presidente de explotar el territorio del Parque Nacional Yasuní. Después de un largo proceso de lucha, el gobierno aprobó la recolección de firmas para consulta popular mediante el que se definiría el futuro del Yasuní. Esto calmó los ánimos en el grupo y en la ciudadanía, sin embargo al final se negó la legitimidad de unas firmas y misteriosamente otras desaparecieron por lo que no se pudo lograr la consulta popular.   Como segundo ejemplo, el Gobierno Nacional implementó en junio del 2015 la página web diálogonacional.gob.ec, un sistema donde los ciudadanos pueden dialogar con el régimen y presentar sus aportes e ideas hacia una equidad y justicia social; según su informe correspondiente al mes de Septiembre del presente año, se han realizado más de 160 mil entre diálogos con ciudadanos y reuniones, de igual manera emiten los llamados Boletines Semanales de Avances donde solo se mencionan las personas y comunidades que se han unido al diálogo y no los cambios que se han hecho con las ideas adquiridas con estos diálogos. Cabe recalcar que la estrategia se lleva a cabo ya por cinco meses por lo que ya se deberían presenciar cambios con base en aportes ciudadanos.   Con estos ambos ejemplos podemos darnos cuenta de la manipulación de la opinión pública en la sociedad democrática Ecuatoriana. El Gobierno aparenta tomar en cuenta a la opinión colectiva, en el primer caso mediante la recolección de firmas y en el segundo mediante el sistema de recolección de opiniones en línea y con reuniones, sin embargo en ambos casos no se ha visto al final que el Gobierno haya realizado con estas opiniones una política o un cambio, no obstante aparentan mostrar a través de herramientas como los boletines o las sabatinas del presidente, que son una forma de propaganda, que se está haciendo cambios con los pedidos del pueblo, evidenciando lo que afirma Chomsky que las masas son estúpidas, se las mantiene manipuladas y contentas mientras el Gobierno no toma en cuenta sus opiniones sino solo las que el régimen genera.   Definitivamente, los gobiernos democráticos son “grandes tiranías privadas a los que se concedieron extraordinarios poderes” (Chomsky) que son tan solo una antifaz de las sociedades autoritarias y totalitarias donde existe, sin duda, la opinión pública, pero que al final no es tomada como legítima, y donde los ciudadanos son engañados y gobernados siendo su pensamiento y opinión considerados minoritarios y poco valiosos. En verdad entonces, no existen grandes diferencias entre la opinión pública en los estados no democráticos y democráticos, solo máscaras de mentiras.  

BIBLIOGRAFÍA

Chomsky, N. (s.f.). Infoamérica. Recuperado el 14 de 10 de 2015, de Infoamérica: http://www.infoamerica.org/teoria_articulos/chomsky1.htm Colectivo Yasunidos. (s.f.). facebook.com. Recuperado el 14 de 10 de 2015, de facebook.com/yasunidos. Crespi, I. (2000). La opinión pública en sociedades no democráticas. En I. Crespi, El proceso de opinión pública. Diálogo Ciudadano. (14 de 10 de 2015). Obtenido de dialogociudadano.gob.ec: http://dialogonacional.gob.ec/c/document_library/get_file?uuid=724437dd-0968-4bfa-a6fe-a788bcabd239&groupId=10157 Neumann, E. N. (1995). La espiral del silencio. Opinión pública: nuestra piel social. Obtenido de Nombre Falso: nombrefalso.com.ar  

Agenda de los medios: ¿Quién la define?

Poco se ha escuchado de este suceso en occidente, debido a la casi nula –y/o muy sesgada-, cobertura de los mismos en el conflicto, La guerra civil en Siria es un conflicto con ya algunos años en desarrollo, desde el 15 de marzo del 2011 el pueblo sirio ha sufrido una serie de incursiones militares las cuales los han llevado a emigrar y otros hasta la muerte condicionándolos incluso a escoger entre servir en el ejército nacional o en el ejército rebelde, llevándolos a vivir y sobrevivir en condiciones infrahumanas y de extrema pobreza y miedo poco aptas para el desenvolvimiento de una vida sana y óptima subsistir. Si bien Siria es un país rico en recursos no renovables como el petróleo y los minerales se ha caracterizado como un país de gobiernos no democráticos, como los son los de la familia Assad, que una vez muerto el padre Hafez al-Assad asumió la presidencia del país el actual presidente Bashar Al- Assad que han sido acusados por la OTAN y demás países de occidente de cometer crímenes de lesa humanidad, contra la libertad de expresión y los derechos humanos, sin embargo se puede observar a continuación en los adjuntos que tanto medios públicos y privados en Siria apoyan abiertamente al régimen de Al-Assad y apoyan la guerra contra el denominado por ellos terrorismo “financiado por E.E.U.U y la OTAN” y dan especial cobertura a cada uno de los eventos del día a día en los enfrentamientos con el Estado Islámico- que fue capacitado y armado por agentes de la CIA según enlaces revelados en wikileaks-, por parte de Rusia y el ejército Nacional Sirio. A continuación algunos ejemplos: Titular: “Los mártires y 58 heridos en los ataques terroristas cobardes en Damasco y Latakia extranjera: el Consejo de Seguridad a tomar medidas urgentes y disuasorias contra los partidarios del terrorismo.” (Alwatan, 2015)   Titular: “Presidente Assad: Qatltm y estáis firmes, y que son un ejemplo de constancia y heroísmo .. su valor y su fuerza y ​​la mejor prueba de la doctrina del Ejército Árabe Siria para defender todo el territorio del país” (Tishreen, 2015)         Ilustración 3 Sección de Portadas: Asia, Página Newseum, No se encuentra referencias de Periódicos Sirios (Newseum, 2015)   Así mismo podemos ver en una biblioteca virtual como la es newseum no se encuentran referencias en torno a Siria, no se cita ni siquiera a uno de sus diarios o periódicos y no se hace mención a tal país. Es por esto que llevo a replantear una vez más la pregunta ¿Quién controla la agenda de los medios? ¿Son acaso los grupos de poder económicos mundiales? Bien lo decía Cohen: “La prensa no tiene mucho éxito en decir a la gente qué tiene que pensar pero si lo tiene en decir a sus lectores sobre que tienen que pensar” (Cohen, 1963) Además debemos considerar hoy a los medios no tradicionales como generadores de información y principalmente opinión pública tal como lo es en este caso son las redes sociales en los jóvenes las que formulan una opinión pública diferente una-me atrevería decir-, meta-opinión pública, es decir una opinión no oficial, inconforme con lo actual y con la información que recibe. Tal es el caso del Consejo por una Siria Libre que fue creado a inicios del 2012 por jóvenes sirios residentes en Siria, que con anhelo de informar lo sucedido y levantar a nacionales y extranjeros a través del internet y las redes sociales empezaron a difundir información sobre la situación en Siria. El Consejo a su vez se convirtió en una red internacional presente en todos los continentes y casi en todos los países y difunde su perspectiva de las cosas como jóvenes sirios en conflicto armado, este al momento en Ecuador circula información en apoyo a Siria y mantiene un discurso anti-capitalista, sin embargo entre los jóvenes ha creado ya un postura frente a la situación Siria, dejando de lado la agenda de los medios pasando esta de informar a desinformar es por esto que así como lo decía Rubio las redes sociales hoy son un ente generador de opinión pública: En este sentido, entre la multitud de plataformas que existen ­foros, blogs…­ las redes sociales, y más concretamente Twitter, han desempeñado un papel fundamental como altavoz y reflejo de la agenda del público” (Rubio, 2014).               Es por esto que me atrevería a decir que a los medios los controla el dinero y siempre existirá un sesgo en cuanto a cómo se dicen las cosas, lo mejor es saber observar y valorar la información que recibe con el fin de nosotros mismos esclarecer nuestras dudas respecto a un tema siendo conscientes de que lo que se dice o lo que se calla.

Bibliografía

Alwatan. (2015). Alwatan. Obtenido de http://alwatan.sy/archives/27841 Newseum. (11 de 11 de 2015). Obtenido de http://www.newseum.org/todaysfrontpages/?tfp_display=list&tfp_region=Asia&tfp_sort_by=country Quito(Ecuador)., C. p. (24 de Agosto de 2015). Frente Ecuatoriano de Solidaridad con Siria. Obtenido de https://www.facebook.com/Frente.Ecuatoriano.Solidaridad.con.Siria Thawra. (2015). Thawra. Obtenido de http://thawra.sy/ Tishreen. (11 de 11 de 2015). Tishreen. Obtenido de http://tishreen.news.sy/tishreen/public/etishreen/latest Rubio, R. (2014). Twitter y la teoría de la agenda setting: mensajes de la opinión pública. Revistas Científicas Complutenses, 252. Cohen, B. (1963). The press and foreign policy. 13.    

Nigeria, un país sin voz popular…

Se trata de la potencia económica de un continente que ha sufrido mucho, se trata de un país con alrededor de unos 175 millones de habitantes, se trata de un país en donde la corrupción es insoportable, se trata de un país en donde no para la violencia, se trata de Nigeria… En el año 2002 surge un grupo terrorista que su nombre significa “La educación Occidental es pecado”, grupo que se caracteriza por tener pensamientos del fundamentalismo islámico, se trata del grupo Boko Haram. Los terroristas pertenecientes a este grupo han tenido mucho más protagonismo desde el inicio del 2015. Con la caída del precio del petróleo, con los conflictos armados a la interna de Nigeria, con la toma de algunas ciudades, con la corrupción en su máximo esplendor, la población nigeriana entra en crisis. Sin embargo el conflicto más significativo en este momento para el gobierno nigeriano está relacionado con su economía. “La caída de los precios del petróleo, que supone el 70% de los ingresos del Gobierno y el 35% de su PIB, ha hecho entrar a Nigeria en la senda del decrecimiento. Dos de cada tres nigerianos viven bajo el umbral de pobreza y el paro es galopante y estructural en muchas regiones, sobre todo las del norte empobrecido” (Naranjo, 2015). Es sencillo persuadir, engañar y manipular a la población cuando se están atravesando situaciones como las que ocurren en Nigeria, Boko Haram se ha caracterizado por el uso de la violencia en el lugar y en el momento preciso. La intencionalidad de este texto no es jugar las intenciones políticas de ninguno de los frentes, sino de analizar la participación pública en los medios de comunicación y si en realidad la participación ciudadana está siendo escuchada. El primer paso es plantearse la siguiente pregunta: En base a la situación previamente presentada, ¿Cuáles son las posibilidades de que dentro de Nigeria la Opinión Pública tenga un espacio de importancia para los medios y su gobierno? La respuesta es fácil, evidentemente escazas. En un país donde el principal medio para alcanzar el poder es la violencia, es un país en donde la gente va a tener miedo de hablar. En un país donde predomina la pobreza, es complicado que la participación sea activa, las herramientas que los pobres tienen para expresarse son limitadas, la razón principal: la ausencia de educación. Según un estudio realizado por el Centro de Estudios Africanos e Interculturales, la población Nigeriana no tiene ningún inconveniente para mantenerse informada, “Hoy, el panorama de los medios en el país está lleno de decenas de periódicos, revistas, radios, canales de televisión y portales en Internet: actualmente se publican una media de 30 periódicos diariamente; unas 15 revistas semanales y unas 50 mensuales; más de 150 estaciones de radio y televisión de titularidad pública y privada; y cinco estaciones de televisión por satélite por lo que la diáspora nigeriana puede permanecer al día de los acontecimientos del país” (Ruiz, 2015). Si tomamos lo planteado en el anterior párrafo y lo comparamos con lo planteado en este, aparece una posible confusión, con esta variedad de medios ¿cómo es posible que los nigerianos no tengan condiciones de expresarse? Otra respuesta fácil, opresión. En Nigeria, a lo largo de este 2015 se cometieron varias violaciones a los Derechos Humanos, para los comunicadores una de las más indignantes la privatización del gobierno de su facultad libre para expresarse. Dentro de Nigeria “han implementado políticas que realmente han frenado la libertad de prensa y en el que los periodistas han sido hostigados, detenidos, encarcelados y han tenido que hacer frente a leyes represivas” (Ruiz, 2015). Dentro del proceso investigativo surgió una página que llamó mucho mi atención, su nombre es “Reporteros Sin Fronteras, Por la Libertad de Información” (RSF), el objetivo de este movimiento es la Lucha de la Censura, mencionando lo siguiente “1 de cada 3 internautas no tiene acceso a un internet libre”, una cifra escandalosa en estas épocas. Durante el mes de febrero del 2015 se tenían planificadas las elecciones y fue donde la RSF manifestó su preocupación por la situación de la libertad de información. “El Gobierno permite este acoso a la cobertura informativa de las elecciones, pese a la creciente necesidad de información de la población, teniendo en cuenta el clima de violencia y tensión política de país” (RFS & Reporteros Sin Fronteras, 2015), refiriéndose a la manipulación de información por parte del gobierno al presentar imágenes sobre las elecciones cuando el grupo Boko Haram había llevado crudas masacres que apenas fueron documentadas. La intención por parte del gobierno de mantener calmada a la población hasta que las elecciones pasen es notoria, “desde el momento en que la política a través de los medios de comunicación implica la personalización de las ideas políticas en los líderes de los partidos, son estos, y no la estructura partidista que tienen detrás, los encargados de transmitir mensajes al público, siempre a través de los medios” (El Proceso de la formación de la opinión pública y sus participantes, s.f.) “El Gobierno condenó recientemente el atentado contra el seminario francés Charlie Hendo, en París, pero no se ha pronunciado aún sobre las últimas redadas de Boko Haram y habla tan ´sólo´ de 150 muertos en Borno”. (RFS & Reporteros Sin Fronteras, 2015) Una noticia lamentable sin lugar a dudas, ahora ¿la verdadera razón por la cual ni el gobierno puede dar cifras exactas y detalles del atentado? Es porque ocurrió en el Borno, una ciudad ubicada en el norte de Nigeria, el norte de Nigeria es un hoyo negro en cuanto información, los periodistas no tiene acceso por lo peligroso que resulta pisar ciudades en donde los terroristas mandas, de hecho el mismo gobierno se mantiene al margen de este tipo de ciudades. “La imposibilidad de determinar el grado de destrucción que ha impuesto Boko Haram se debe a la progresiva destrucción por parte de este grupo de las infraestructuras y medios de comunicación de las zonas que controla. Una destrucción que se ha producido ante la indiferencia del gobierno nigeriano y que ha derivado en la total ausencia de información en la actualidad” (RFS & Reporteros Sin Fronteras, 2015). Con apenas dos noticias, es palpable que la crisis no es únicamente económica o los conflictos no se relacionan únicamente con el terrorismo y la violencia. El principal problema está en el desconocimiento de los propios ciudadanos de su realidad social. La manipulación gubernamental y la violencia terrorista mantienen aislada a la sociedad nigeriana y privada de información. Al hablar de africanos, se me hace complicado no pensar en esclavitud, por eso desagradable pasado que vivieron como una raza inferior, volver a privarlos de este tipo de libertades es regresar a ese pasado. La crisis de Nigeria ha hecho que los medios de comunicación sean una herramienta para engañar, manipular y controlar a la sociedad. No es la primera vez, ni el primer país en donde se escucha esto.  

Bibliografía:

  El Proceso de la formación de la opinión pública y sus participantes. (s.f.). Obtenido de http://www.uv.es/=guilopez/documentos/2_3-El_proceso_de_formacion_de_la_Opinion_Publica.pdf Naranjo, J. (30 de Marzo de 2015). El País. Recuperado el 11 de Noviembre de 2015, de http://internacional.elpais.com/internacional/2015/03/29/actualidad/1427659035_390834.html Reflexiones Sociológicas. (2004). En Communication in the Millennium:. RFS, & Reporteros Sin Fronteras. (06 de Febrero de 2015). Reporteros Sin Fronteras, Por la Libertad de Información. Obtenido de http://www.rsf-es.org/news/nigeria-alarma-por-la-situacion-de-la-libertad-de-informacion-los-dias-previos-a-las-elecciones/ Ruiz, S. (23 de Marzo de 2015). Boletín CEA, Centro de Estudios Africanos e Interculturales. Obtenido de http://ceaboletin.blogspot.com/2015/03/entender-nigeria-desde-la-propiedad-de.html