Se trata de la potencia económica de un continente que ha sufrido mucho, se trata de un país con alrededor de unos 175 millones de habitantes, se trata de un país en donde la corrupción es insoportable, se trata de un país en donde no para la violencia, se trata de Nigeria… En el año 2002 surge un grupo terrorista que su nombre significa “La educación Occidental es pecado”, grupo que se caracteriza por tener pensamientos del fundamentalismo islámico, se trata del grupo Boko Haram. Los terroristas pertenecientes a este grupo han tenido mucho más protagonismo desde el inicio del 2015. Con la caída del precio del petróleo, con los conflictos armados a la interna de Nigeria, con la toma de algunas ciudades, con la corrupción en su máximo esplendor, la población nigeriana entra en crisis. Sin embargo el conflicto más significativo en este momento para el gobierno nigeriano está relacionado con su economía. “La caída de los precios del petróleo, que supone el 70% de los ingresos del Gobierno y el 35% de su PIB, ha hecho entrar a Nigeria en la senda del decrecimiento. Dos de cada tres nigerianos viven bajo el umbral de pobreza y el paro es galopante y estructural en muchas regiones, sobre todo las del norte empobrecido” (Naranjo, 2015). Es sencillo persuadir, engañar y manipular a la población cuando se están atravesando situaciones como las que ocurren en Nigeria, Boko Haram se ha caracterizado por el uso de la violencia en el lugar y en el momento preciso. La intencionalidad de este texto no es jugar las intenciones políticas de ninguno de los frentes, sino de analizar la participación pública en los medios de comunicación y si en realidad la participación ciudadana está siendo escuchada. El primer paso es plantearse la siguiente pregunta: En base a la situación previamente presentada, ¿Cuáles son las posibilidades de que dentro de Nigeria la Opinión Pública tenga un espacio de importancia para los medios y su gobierno? La respuesta es fácil, evidentemente escazas. En un país donde el principal medio para alcanzar el poder es la violencia, es un país en donde la gente va a tener miedo de hablar. En un país donde predomina la pobreza, es complicado que la participación sea activa, las herramientas que los pobres tienen para expresarse son limitadas, la razón principal: la ausencia de educación. Según un estudio realizado por el Centro de Estudios Africanos e Interculturales, la población Nigeriana no tiene ningún inconveniente para mantenerse informada, “Hoy, el panorama de los medios en el país está lleno de decenas de periódicos, revistas, radios, canales de televisión y portales en Internet: actualmente se publican una media de 30 periódicos diariamente; unas 15 revistas semanales y unas 50 mensuales; más de 150 estaciones de radio y televisión de titularidad pública y privada; y cinco estaciones de televisión por satélite por lo que la diáspora nigeriana puede permanecer al día de los acontecimientos del país” (Ruiz, 2015). Si tomamos lo planteado en el anterior párrafo y lo comparamos con lo planteado en este, aparece una posible confusión, con esta variedad de medios ¿cómo es posible que los nigerianos no tengan condiciones de expresarse? Otra respuesta fácil, opresión. En Nigeria, a lo largo de este 2015 se cometieron varias violaciones a los Derechos Humanos, para los comunicadores una de las más indignantes la privatización del gobierno de su facultad libre para expresarse. Dentro de Nigeria “han implementado políticas que realmente han frenado la libertad de prensa y en el que los periodistas han sido hostigados, detenidos, encarcelados y han tenido que hacer frente a leyes represivas” (Ruiz, 2015). Dentro del proceso investigativo surgió una página que llamó mucho mi atención, su nombre es “Reporteros Sin Fronteras, Por la Libertad de Información” (RSF), el objetivo de este movimiento es la Lucha de la Censura, mencionando lo siguiente “1 de cada 3 internautas no tiene acceso a un internet libre”, una cifra escandalosa en estas épocas. Durante el mes de febrero del 2015 se tenían planificadas las elecciones y fue donde la RSF manifestó su preocupación por la situación de la libertad de información. “El Gobierno permite este acoso a la cobertura informativa de las elecciones, pese a la creciente necesidad de información de la población, teniendo en cuenta el clima de violencia y tensión política de país” (RFS & Reporteros Sin Fronteras, 2015), refiriéndose a la manipulación de información por parte del gobierno al presentar imágenes sobre las elecciones cuando el grupo Boko Haram había llevado crudas masacres que apenas fueron documentadas. La intención por parte del gobierno de mantener calmada a la población hasta que las elecciones pasen es notoria, “desde el momento en que la política a través de los medios de comunicación implica la personalización de las ideas políticas en los líderes de los partidos, son estos, y no la estructura partidista que tienen detrás, los encargados de transmitir mensajes al público, siempre a través de los medios” (El Proceso de la formación de la opinión pública y sus participantes, s.f.) “El Gobierno condenó recientemente el atentado contra el seminario francés Charlie Hendo, en París, pero no se ha pronunciado aún sobre las últimas redadas de Boko Haram y habla tan ´sólo´ de 150 muertos en Borno”. (RFS & Reporteros Sin Fronteras, 2015) Una noticia lamentable sin lugar a dudas, ahora ¿la verdadera razón por la cual ni el gobierno puede dar cifras exactas y detalles del atentado? Es porque ocurrió en el Borno, una ciudad ubicada en el norte de Nigeria, el norte de Nigeria es un hoyo negro en cuanto información, los periodistas no tiene acceso por lo peligroso que resulta pisar ciudades en donde los terroristas mandas, de hecho el mismo gobierno se mantiene al margen de este tipo de ciudades. “La imposibilidad de determinar el grado de destrucción que ha impuesto Boko Haram se debe a la progresiva destrucción por parte de este grupo de las infraestructuras y medios de comunicación de las zonas que controla. Una destrucción que se ha producido ante la indiferencia del gobierno nigeriano y que ha derivado en la total ausencia de información en la actualidad” (RFS & Reporteros Sin Fronteras, 2015). Con apenas dos noticias, es palpable que la crisis no es únicamente económica o los conflictos no se relacionan únicamente con el terrorismo y la violencia. El principal problema está en el desconocimiento de los propios ciudadanos de su realidad social. La manipulación gubernamental y la violencia terrorista mantienen aislada a la sociedad nigeriana y privada de información. Al hablar de africanos, se me hace complicado no pensar en esclavitud, por eso desagradable pasado que vivieron como una raza inferior, volver a privarlos de este tipo de libertades es regresar a ese pasado. La crisis de Nigeria ha hecho que los medios de comunicación sean una herramienta para engañar, manipular y controlar a la sociedad. No es la primera vez, ni el primer país en donde se escucha esto.  

Bibliografía:

  El Proceso de la formación de la opinión pública y sus participantes. (s.f.). Obtenido de http://www.uv.es/=guilopez/documentos/2_3-El_proceso_de_formacion_de_la_Opinion_Publica.pdf Naranjo, J. (30 de Marzo de 2015). El País. Recuperado el 11 de Noviembre de 2015, de http://internacional.elpais.com/internacional/2015/03/29/actualidad/1427659035_390834.html Reflexiones Sociológicas. (2004). En Communication in the Millennium:. RFS, & Reporteros Sin Fronteras. (06 de Febrero de 2015). Reporteros Sin Fronteras, Por la Libertad de Información. Obtenido de http://www.rsf-es.org/news/nigeria-alarma-por-la-situacion-de-la-libertad-de-informacion-los-dias-previos-a-las-elecciones/ Ruiz, S. (23 de Marzo de 2015). Boletín CEA, Centro de Estudios Africanos e Interculturales. Obtenido de http://ceaboletin.blogspot.com/2015/03/entender-nigeria-desde-la-propiedad-de.html